Comenzó el Ciclo de Capacitaciones en Alto Flujo de Oxigenación



El martes pasado comenzó la serie de capacitaciones para nuestro personal en el uso del técnica de soporte ventilatorio con cánula nasal de alto flujo (CNAF) en pacientes de 1 a 24 meses con infección respiratoria aguda baja (IRAB) o síndrome bronco-obstructivo (SBO) de severidad moderada.

 

 

A nivel mundial, sabemos que el 25% de las internaciones hospitalarias  en pediatría se dan por cuadros respiratorios. Y también sabemos que  el 55% de los casos en lo que los niños o niñas requieren asistencia mecánica respiratoria es por casos de afección respiratoria. A su vez, en nuestro país, la bronquiolitis es la causa más frecuente de internación en menores de 2 años. La tasa de hospitalización estimada es 20 cada 1000 niños menores de 1 año, y se triplica cuando han sido prematuros.

 

Si hay una herramienta terapeútica de probada eficacia para prevenir estas complicaciones y que a su vez genera las condiciones para que el tratamiento se de en el marco de un mayor confort, ¿cómo no asimilarla?

 

Por eso mismo, el Ministerio de Salud de la Nación, en el Marco del Plan 1000 días ha proyectado la implementación de la Estrategia de Alto Flujo que implica la provisión de equipamiento médico específico y la capacitación de los equipos de salud en el uso de este equipamiento para el cuidado de pacientes respiratorios.

 

A su vez, el Ministerio de Salud de Entre Ríos, a través de su Secretaría de Salud Materno Infanto Juvenil programó una serie de capacitaciones en distintos efectores de salud provinciales, resultando nuestro Hospital el primero en comenzar.

 

La capacitación es llevada adelante por la Dra. Marina Alegre, el Dr Marcelo Itharte y la Lic. Carolina Mancini, todos profesionales de nuestro Hospital, facilitadores docentes certificados por el Ministerio de Salud de la Nación para la implementación de la técnica de soporte ventilatorio con cánula nasal de alto flujo (CNAF) en pacientes de 1 a 24 meses con infección respiratoria aguda baja (IRAB) o síndrome bronco-obstructivo (SBO) de severidad moderada, que sean asistidos en salas de emergencias o de internación en la República Argentina

 

Esta primera etapa de capacitaciones está dirigida a los Servicios de la Sala de Cuidados Intermedios 1, la Guardia Central de Pediatría, la Residencia de Pediatría y la Unidad de Cuidados Pediátricos Intensivos.

 

En palabras palabras de Marina Alegre:

Hay muchas ganas de aprender, se nota el entusiasmo por las preguntas realizadas en la primera presentación. Una herramienta como esta  nos permite disminuir el número de internaciones en las terapias intensivas, disminuir el porcentaje de pacientes que ingresan a Asistencia Mecánica Respiratorian(ARM). Por esto también se acortan los períodos de internación y  las posibles complicaciones de la ARM. O sea, es algo muy muy positivo.

 

A su vez, el director de nuestro Hospital, el Bioing. Germán Hirigoyen refirió que

Nuestro Hospital es uno de los primeros efectores en comenzar esta capacitación,  lo cuál nos llena de orgullo, de agradecimiento y nos da una gran responsabilidad. Pero esta instancia de aprendizaje es algo que el propio personal hospitalario esperaba con muchas ganas. Aunque tenemos muy buenos antecedentes del uso de esta práctica en nuestra terapia intensiva, en este caso se trata de sumar una nueva capacidad (de probada eficacia y eficiencia) en el cuidado de nuestros pacientes pero a nivel más institucional y como formación transversal a múltiples servicios. Eso es algo que nos genera mucha satisfacción y nos afirma como hospital de referencia. 

 

Pero ¿qué es la oxigenación de Alto Flujo?

Se trata un procedimiento médico apoyado en una tecnología específica (de Alto Flujo) que suman capacidad a los equipos de salud para abordar enfermedades respiratorias de gran eficacia para el tratamiento de infecciones respiratorias bajas.

El uso del equipamiento está indicado en casos de dificultad respiratoria moderada; es un método atractivo porque produce menos incomodidad y no requiere de la tecnología ni de la monitorización propias de una terapia intensiva, con los costos asociados y los riesgos que esto implica.

 

 

Las Cánulas Nasales de Alto Fluojo (CNAF) son sistemas abiertos que permiten entregar oxígeno, aire o una mezcla de ambos, a alto flujo y a temperatura y humedad relativa (HR) óptimas. En los últimos años la CNAF se ha instaurado y difundido como una estrategia terapéutica sencilla, fácil de administrar y sin complicaciones graves. Es importante destacar que la terapia con CNAF no reemplaza la VNI.

Tal como se explica en el documento en el Manual de Procedimiento para la implementación de la Terapia con Cánula Nasal de Alto Flujo en pacientes de 1 a 24 meses con IRAB-SBO y dificultad respiratoria moderada  

"la diferencia de las técnicas de oxigenoterapia de bajo flujo (cánula y máscara facial), que utilizan oxígeno frío y seco, la terapia con CNAF implica la administración de gases calentados y humidificados a mayores flujos, lo que permite alcanzar –y, en ocasiones, sobrepasar– la demanda inspiratoria del paciente".

¿Por qué es importante?

Este procedimiento terapéutico se constituye en un una instancia de tratamiento previa (y a veces preventiva) al uso de asistencia ventilatoria mecánica (AVM), ya sea No-Invasiva (VNI) o Invasiva.

Según explicó la Dra. Marina Alegre:

Además de evitar el ingreso a la Asistencia Mecánica Respiratoria, otro aspecto clave es que este procedimiento permite es que permite fluidificar las secreciones evitando las atelectasias;  mejora la función mucociliar y proporciona un lavado de espacio muerto anatómico.

Esto es muy beneficioso para el paciente porque le permite alimentarse de forma oral (tomando el pecho o el biberón) y además aporta un mayor confort porque las cánulas nasales son anatómicas.