La proyección del Servicio de Cirugía Pediátrica de nuestro Hospital



La capacidad de resolver problemáticas quirúrgicas pediátricas es una de las características que identifican a nuestro Hospital como centro de Alta Complejidad Materno Infantil.

 

Aunque lleva más de 20 años de su creación, en esta oportunidad nos ocuparemos de la historia reciente del Servicio de Cirugía Pediátrica.

Cuáles han sido los últimos cambios que se han realizado pensando, no sólo en las mejoras posibles en la brevedad, sino en el marco de una proyección a largo plazo.

Desde finales del 2021, respondiendo al pedido conjunto del Ministerio de Salud y de la Dirección de nuestro Hospital, el Dr. Beret, entonces médico cirujano de guardia, asumió la Coordinación del Servicio de Cirugía Pediátrica con un proyecto de desarrollo del servicio, previamente conversado con las autoridades. Así, ha liderado un proceso de  transformación y transición basado en mejoras en los procesos, comunicación interpersonal para la conformación de equipos, comunicación interna, organización, aprendizaje continuo, en definitiva: mejora en la calidad de la atención.

 

¿Cuál es ese proyecto, esa visión, dirección y sentido que se quiere imprimir el Servicio de Criguía Pediátrica? ¿qué objetivos y qué valores motorizan ese trabajo?

 

Compartimos con ustedes esta entrevista realizada a principios de este año, en la que también participó la Jefa de Residentes de la Residencia de Cirugía Pediátrica, la Dra. Ayelén Dati.

 

Néstor Beret:

Cuando me convocan para hacerme cargo de la coordinación del Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital, el primer análisis que hicimos el día de mi presentación con las autoridades ministeriales, el Equipo Directivo y algunos cirujanos del servicio, fue agradecer la confianza y a la vez referirme al origen de la situación actual y algunos de los motivos por los cuales se había llegado a ella. En tal sentido mencioné que para mí, lo más importante de un servicio son sus integrantes.

 

Quienes me conocen  saben qué pienso en relación a las jefaturas de Servicios en los Hospitaltes. Creo que es un cago para una etapa profesional con suficiente tiempo como para proyectar y realizar de 10 a 15 años. Debería ser un profesional de 45 a 50 años que acredite la mejor capacidad para la conducción del Servicio.

 

¿Por qué fui elegido? Creo que, a pesar de que no pertenezco al Servicio de Cirugía Pediátrica directamente, llevo más de 3 décadas como cirujano infantil de guardia. Conozco bastante bien los problemas del Servicio y de sus integrantes. A la vez, tambien ellos me conocen a mí y saben lo que pienso en relación a la necesidad de una correcta formación de los residentes y al respeto que debe prevalecer entre todos.

 

Lo realizado en estos meses, fue ordenar las actividades, favorecer el trabajo en equipo considerando las situaciones interpersonales e incentivando la necesidad de analizar los resultados y proponer su mejora.

 

Mi aspiración, más allá de mi presencia transitoria como coordinar, es modernizar el servicio, estar a la altura de los tiempos que corren y contar con cirugía laparoscópica de avanzada. Para esto se requiere de equipamiento moderno y de la especialización de los cirujanos en las distintas ramas de la cirugía laparoscópica. Respecto al equipamiento, lo que necesitamos es una torre de cirugía videolaparoscópica., además de l instrumental y de un dispositivo moderno de coagulación. Si en algún momento se lograra disponer de eso, en muy poco tiempo se podría estar a la altura que mecincionanada anteriormente. Estamos incubando capacidades para lograr ese progreso. 

A nivel hospitalario deberemos aumentar la disponibilidad de camas para cirugía y pensar en poner en marcha el tercer quirófano.

Si bien, estamos cumpliendo con las patologías de urgencia y las de mayor complejidad que son derivaciones de toda la provincia, actualmente hay necesidades quirúrgicas de las patologías infantiles prevalentes a las que no llegamos plena respuesta por falta de camas y/o quirófano.

 

 

 ¿Qué impacto ha tenido su asunción como coordinador del Servicio de Cirugía Pediátrica?

 

Néstor Beret:

Creo que, a pesar de que no es fácil, tratamos de inculcar que los personalismos sirven sólo si son ejemplares, que  en general no mejoran la calidad de atención, que se debe aprovechar el conocimiento y la experiencia de los mayores, que los pacientes son del servicio y que la responsabilidad es, a la vez, individual y compartida.

También creo que hemos trabajado bien en nuestros intentos de mejorar la relación con los demás servicios donde se internan nuestros pacientes.

¿Con el tiempo llevado, le parece que hay algo de eso que se haya consolidado?

Néstor Beret:

Sí, te diría que he tenido siempre contacto fluido con la Dirección y que se me ha dado apoyo en las necesidades y reclamos que están a su alcance y trabajamos articuladamente para las mejoras macro antes mencionados.

Creo que un aspecto que hemos mejorado, modernizado y consolidado es que todos los integrantes del servicio conocen a todos los pacientes y participan de las decisiones que se toman. Cuando hay disidencias trato de escuchar a los más experimentados en cada tema y tomar la conducta más adecuada para cada caso.

También quiero remarcar que tenemos un equipo de médicas pediátras de gran nivel de conocimiento y compromiso permanente con los pacientes.

En cuanto a los Médicos Residentes, ha mejorado la comunicación con todos los integrantes del servicio, me han manifestado que la participación en la preparación y presentación de los ateneos les resulta muy favorable para su formación.

En definitiva, en este tiempo, creo que hemos mejorado algunas cosas relacionadas con el funcionamiento más armónico entre los integrantes del servicio, tratando de ofrecer lo mejor para el cuidado de la salud de nuestros pacientes quirúrgicos.

Creo que eso ha cambiado. No sé si porque a los médicos les gusta o porque los voy llevando a eso, pero ha cambiado. 

 

Ayelén Dati (Jefa de Residentes de Cirugía Pediátrica):

Desde dentro del Servicio puedo dar cuenta de que hay un cambio muy positivo en la organización, y un crecimiento del diálogo entre profesionales que impacta en una mejor atención. Ahora, más organizados, podemos proyectar cosas y tratar de que el Servicio funcione de la mejor manera, apuntando a su crecimiento.

En alguna época la Residencia de Cirugía Pediátrica estaba muy dividida del Servicio de Cirugía. Por eso, un detalle muy importante es que los médicos en formación (residentes) están en una muy buena relación con los médicos de planta. Justamente porque existe este diálogo fluido, a partir del cuál nos hacen sentir parte de un equipo. Entonces, aprendemos mucho más. Te formás mejor.